Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 

LA ICONOGRAFÍA DE LOS SANTOS EN LOS RETABLOS CERÁMICOS

Alfredo García Portillo

 
SAN ROQUE

En el Languedoc francés y concretamente en la ciudad de Montpellier, nació Roque en 1288, hijo de padres nobles que eran dueños de cuantiosa hacienda, a los 12 años quedó huérfano de padre y madre, vendió todo lo que tenía y repartió el fruto de ello entre los pobres. Abrazó entonces el hábito de la orden tercera franciscana y decidió ir en peregrinación a Roma. Llegando a la ciudad de Aquapendente encontró gran cantidad de enfermos de peste, al ver el sufrimiento que padecían decidió ayudarlos y fue al hospital donde comenzó a servirles, tanto allí como en otros sitios donde llegó incluida la misma Roma curó a muchos apestados.

Cayó enfermo de calentura y fue herido con una saeta en un muslo. Cuando sanó quiso volver a su tierra y emprendió el camino de vuelta, pero al volver se sintió nuevamente enfermo, solo como estaba se guareció bajo un árbol y quiso el Señor que mientras durase su enfermedad un perro del que era dueño un noble, le alimentara todos los días llevándole un trozo de pan desde la mesa de su amo.

Cuando llegó a Montpellier encontró todo muy cambiado y grandes revueltas pues había una guerra, fue entonces confundido con un espía y sin ser reconocido por nadie ni siquiera por su familia, fue llevado a la cárcel donde permaneció cinco años al cabo de los cuales enfermó de peste y solicitando recibir los Santos Sacramentos falleció. Sucedió esto en 1320, cuando el santo contaba 32 años.

Antes de morir suplicó al Señor que todos los que fuesen apestados y se encomendasen a él fueran curados. Dejó escrita una tabla en la que decía: “Los que fueren heridos de pestilencia, e imploraran el favor de Roque, alcanzarán su salud”.

Su tío, que era el gobernador de la plaza, al ver la letra de la tabla lo reconoció y quiso sepultarlo con honores en la iglesia. Comenzó entonces a peregrinar gente en busca de su favor y el santo obró muchas sanaciones. Su tío mandó erigir un templo en su honor. En 1415, la ciudad de Constancia le imploró y fue librada de la peste. Su cuerpo fue trasladado a Venecia con gran pompa en 1485.

Su representación. Comentarios a los retablos cerámicos de la web:

La pieza 0053 (VER) de la localidad de Andujar nos muestra al Santo de pie, enseñando la herida del muslo que se ha interpretado en ocasiones como llaga de la peste y en otras como la herida que le causó una saeta. Las conchas son en origen símbolo de la peregrinación a Santiago de Compostela, pero se convirtieron en emblema de todos los peregrinos, de ahí que San Roque como tal las porte, llevando además el bastón como atributo de ello. El perro con el pan en la boca procede de la leyenda que como hemos visto indica que lo alimentó mientras estuvo enfermo.

Alfredo García Portillo. Julio 2008