Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 

LA ICONOGRAFÍA DE LOS SANTOS EN LOS RETABLOS CERÁMICOS

Alfredo García Portillo

 
SAN JUAN GRANDE

Juan Grande Román nació en la ciudad sevillana de Carmona el sábado día 6 de marzo de 1546. Su padre se llamaba Cristóbal y era artesano y su madre Isabel.

Quedaría a la edad de 11 años huérfano de padre y se vería obligado a aprender el oficio de pañero. Cuando contaba 17 años vuelve a Carmona y se dedica al comercio de telas.

A sus 19 años y como consecuencia de sufrir una crisis espiritual, marcha a Jerez de la Frontera en Cádiz y se dedica a atender a los pobres y necesitados, como lo eran los presos de la Cárcel Real o los enfermos incurables, viéndose obligado a pedir limosna para poder atenderlos. Como consecuencia de la gran epidemia que azotó Jerez en 1574 y ante las consecuencias de la misma, fundó su propio hospital que dedicó a Nuestra Señora de la Candelaria.

Al tener conocimiento de la fundación en Granada del Hospital de San Juan de Dios y tras visitar dicha institución, decidió unirse a ella. Con posterioridad amplió sus fundaciones en otros pueblos de la provincia gaditana (Medina Sidonia, Arcos de la Frontera, El Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda y Villamartín), viéndose obligado más adelante a acometer una reducción de los mismos.

El 3 de junio del año 1600 falleció cumpliendo con su misión de asistencia a los enfermos, pues fue contagiado de peste. Esto sucedía en la ciudad de Jerez de la Frontera.

Sus restos son venerados en el Santuario Diocesano San Juan Grande, en la ciudad jerezana en el Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios.

En 1853 fue beatificado por Pío IX y canonizado el 2 de junio de 1996 por Juan Pablo II.
 

Pieza 0796 (Carmona)

 

Pieza 0562 (Jerez de la Frontera)
 

En el retablo cerámico 0562 de la gaditana localidad de Jerez de la Frontera, se muestra al santo en pie, vestido con el hábito de la Orden de San Juan de Dios y en el momento de realizar uno de los milagros que se le atribuyen, el de la multiplicación de los panes para repartirlo entre los necesitados de la ciudad. Este hecho tuvo lugar a las puertas del Hospital para pobres y necesitados que bajo el nombre de Nuestra Señora de la Candelaria, instituyó en la localidad.

Por su parte la pieza 0796, que se encuentra en su localidad natal, nos lo muestra de medio cuerpo, vistiendo también el hábito de la hospitalaria Orden, ante la cruz y en el momento de ser iluminado. La azucena símbolo de pureza se muestra en primer plano.

 
 Alfredo García Portillo. Agosto 2009 . Fotografías: Autor, Antonio Entrena Aznarte, Pedro de Seras Ledesma y Javier Quiñones García.