Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 

LA ICONOGRAFÍA DE LOS SANTOS EN LOS RETABLOS CERÁMICOS

Alfredo García Portillo

 
SAN ANTONIO MARÍA CLARET

En la ciudad barcelonesa de Sallent, nació el 23 de diciembre de 1807 Antonio, el quinto hijo de Juan Claret y de Josefa Clará, éste comenzó a la temprana edad de 12 años a trabajar en los telares de su padre y con 17 fue enviado a la escuela de la Lonja de Barcelona. Cuatro años después decidió dedicarse a la vida religiosa.

El 29 de septiembre de 1829, entra en el seminario, pero al año y con la intención de hacerse cartujo piensa en abandonarlo, la idea no es puesta en práctica y vuelve al seminario donde compartirá estudios con Jaime Balmes.

En Solsona, en el año 1835 es ordenado sacerdote, luego pensará en hacerse misionero y se dirigirá a Roma al objeto de ingresar en la Congregación de la Propagación de la Fe, pero por una serie de circunstancias acabará siendo jesuita. A los cuatro meses y como consecuencia de una dolencia se vio obligado a regresar a España dejando la Orden.

A su vuelta se dirige a Cataluña y se dedica a predicar y a socorrer enfermos, llevando una vida austera. En 1849 marcha a Las Palmas de Gran Canaria, donde sus predicaciones son seguidas por un gran número de personas.

Una vez regresado a Cataluña funda la Editorial Librería Religiosa, que más tarde se convertirá en Editorial Claret. Ese mismo año acabará fundando la Congregación de Misioneros del Corazón de María (Claretianos). Será en ese mismo año cuando sea nombrado arzobispo de Santiago de Cuba. Haciéndose efectivo el cargo al año siguiente. Marcha a Cuba, donde lucha contra la injusticia social, allí conjuntamente con la madre María Antonia París, fundó las Religiosas de María Inmaculada o Misioneras Claretianas en 1855.

Al año siguiente sufrirá un atentado en la ciudad de Holguín, recibiendo un navajazo en la cara y poniendo en grave peligro su existencia. Al año siguiente regresará a España, siendo elegido por la reina como asesor.

Con motivo de la revolución de 1868 se exilia a París junto a la reina, allí procederá a fundar las Conferencias de la Sagrada Familia. Al poco de su llegada a esta ciudad marcha a Roma, donde se entrevista con Pío IX, participando en el Concilio Vaticano I, donde defiende la infalibilidad pontificia.

El 24 de octubre de 1870, fallece en el Monasterio Cisterciense de Fontfroide (Francia), siendo trasladado su cuerpo a la ciudad de Vic.

Fue declarado venerable por León XIII en 1899, beatificado por Pío IX en 1934 y santificado por Pío XI en 1950.

Tanto en el sevillano retablo del Compás de la Iglesia de San Antonio Abad, pieza identificada con el número 0095 (VER), como en el granadino que conmemora su visita a la Abadía del Sacromonte, aparece en pie, de frente, visto de medio cuerpo y con la vestidura de arzobispo, a su lado izquierdo y sobre una mesa un grupo de libros amontonados y una pluma hacen referencia tanto a la fundación de la Editorial Librería Religiosa, como al conjunto de obras (hojas, libros y opúsculos), escritas por el santo. En la parte superior izquierda del retablo podemos encontrar un corazón, referencia a la fundación de la Congregación de Misioneros del Corazón de María.

Su devoción a la Virgen hizo que cuando el santo abrazó la vida religiosa añadiese a su nombre de Antonio el de María, en señal de respeto y fervor por ella. El retablo granadino muestra además una particularidad y es la alusión en la parte superior del mismo a la concepción de María sin el pecado original.

Alfredo García Portillo. Octubre 2008