Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 

LA ICONOGRAFÍA DE LOS SANTOS EN LOS RETABLOS CERÁMICOS

Alfredo García Portillo

 
SANTA ÁGUEDA

Es de todos conocido como en el romancero viejo, y en concreto en el clasificado de romances juglarescos existe un romance sobre la jura que toma el Cid al rey Alfonso VI. Pues bien, éste tiene lugar en Santa Gadea de Burgos o lo que es lo mismo en Santa Águeda de Burgos, sirva esto para indicar como ya en temprana época medieval la devoción a Santa Águeda estaba implantada en nuestro país y como ambos nombres son el mismo.

Natural de Catania, santa Águeda o Agatha, nace en el siglo III en el seno de una familia cristiana. Cuando Decio promulga un edicto contra los cristianos, el cónsul Quinciano intenta persuadirla para obtener sus favores, de esta forma pretende disponer de su fortuna, acceder a la nobleza, poseerla y obtener el favor de los dioses haciéndola renunciar a sus creencias, al no conseguirlo, ordena su detención, es apresada y enviada a un prostíbulo, allí permanecerá durante un mes, a pesar de ello y según la leyenda mantuvo su virginidad, fue luego encarcelada y torturada.

Las terribles torturas a las que fue sometida no fueron suficientes para acabar con ella. Primero fue conducida al potro de tortura y con unas tenazas le arrancaron los senos, pero aquella misma noche fue visitada por San Pedro y un ángel y curada milagrosamente.

Luego fue obligada a caminar sobre brasas ardientes y tejas rotas, más al comenzar el suplicio, hubo un gran terremoto. El pueblo suplicó su liberación y fue encarcelada, fue trasladada a prisión, donde al quedar a solas pronunció una oración y murió.

Al año siguiente el volcán Etna entró en erupción y la gente temerosa de su fuerza y de ser engullidos por la lava, acudieron a su sepulcro que estaba cubierto por un velo y llevándolo a cierta distancia de la ciudad lo colocaron como escudo. Al llegar a él, la lava se detuvo.

Las piezas 0616 (VER) y 1111 (VER) no nos muestran la representación más tradicional de santa Águeda que suele ser la de una joven con unas tenazas en la mano y sus senos en una bandeja. En el retablo observamos a una santa Águeda que lleva en su mano derecha la cruz, con la que se identifica como cristiana (no olvidemos que fue perseguida por ello) y en su otra mano porta una palma (simbolizando el martirio) y una rosa (símbolo de pureza). En otras representaciones que hemos tenido ocasión de ver Santa Águeda lleva una antorcha e incluso una vela encendida (que quieren indicar su poder contra el fuego). Por último cabe indicar alguna representación en la que porta un cuerno de unicornio, que simboliza la virginidad.

Santa Águeda, es protectora de las enfermeras, amas de cría y nodrizas, así como de los fundidores de campanas. Es patrona de la población de Mairena del Alcor.

La víspera de Santa Águeda, en el país vasco, es costumbre que las cuadrillas salgan por las calles de los pueblos y vayan de puerta en puerta recogiendo dinero, muchos van acompañados de bastones y palos con los que golpean el suelo, el origen de estos golpes hay que buscarlo en la simulación del terremoto.

Alfredo García Portillo. Junio 2008