Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
.
  Introducción   Pintores Ceramistas   Alfareros   Talleres   Restauración   Galería de Firmas   Directorio  
 

ALFONSO CHAVES TEJADA

Pintor ceramista nacido en Bollullos de la Mitación (Sevilla), el 6 de Septiembre de 1909, en una Hacienda de la Sra. Marquesa de Polavieja, Dña. Dolores Polavieja, donde trabajaba su padre circunstancialmente como capataz de la finca. Los Chaves eran naturales de Castilleja de la Cuesta, localidad de la que verdaderamente se consideró hijo y en la que residió desde muy pequeño, en la calle José Antonio Primo de Rivera número 12. Aparte de esa ocupación antes citada, la familia Chaves regentaba un puesto de frutas en la Puerta Real de Sevilla. Allí pasó Alfonso buenos ratos de su infancia, pero lejos de gustarle la venta de frutas y hortalizas dedicaba su atención a realizar dibujos sobre el papel de envolver, ya que la pintura era su máxima afición.
 

Gracias a la afición de Alfonso Chaves por la fotografía podemos admirar documentos gráficos como éste.
(por gentileza de su hijo José Chaves Romero de la Osa)
 

Acudió a las clases nocturnas de dibujo de la Escuela de Artes y Oficios en la sede de calle Zaragoza, ingresando muy joven en la fábrica de la Vda. e Hijos de Ramos Rejano, concretamente el 16 de agosto de 1925, con dieciséis años, en la que su primo segundo Juan Oliver Míguez ya era pintor ceramista y le sirvió de introductor al mundo de los barros vidriados. Su verdadero maestro sería otro prestigioso pintor que también tenía allí su taller, D. Manuel Vigil‑Escalera y Díaz. Con Enrique Orce, que estuvo en Ramos Rejano hasta 1927, tendría menos trato, aunque fue gran admirador de su obra.
 

Una muestra de pintura al óleo, pintada por  Alfonso Chaves en su primera etapa. Obsérvese
en la firma una de las abreviaturas que utilizó (cedida por su hijo José Chaves Romero de la Osa)


Al fallecimiento de D. Manuel Vigil-Escalera en 1938, D. Manuel Ramos Villegas, responsable de la fábrica, le nombra maestro de taller, oficial de primera, en detrimento de Juan Oliver, cuya relación sufrió cierto deterioro por celos profesionales. En las tres décadas que transcurren entre 1940 y 1960 se ejecutan infinidad de obras en cerámica que llevan su firma, de forma especial retablos devocionales, en los que cuenta con la colaboración de otros pintores del taller, de una forma especial Carlos Roquette. Muchas de ellas fueron encargadas desde Hispanoamérica, lo cual motivó en los años cincuenta de que tuviera una oferta para participar como socio en una fábrica de cerámica que se crearía allí, de la que sería su director artístico, incluso preparó toda la documentación necesaria, pero en el último momento le fue denegado el visado de forma incomprensible.
 


 

En la Fábrica de Ramos Rejano permanecería hasta el cierre de la misma en 1966, teniendo que anticipar su jubilación. Le sobreviene un estado de ánimo depresivo, negándose a pintar tanto en cerámica como en óleo o acuarela, técnicas en las que también despuntó. En cerámica, siempre pintó sobre vidrio, no utilizando la técnica del aguarrás. Era un extraordinario caricaturista, así como gran aficionado a la fotografía, legando un importante archivo fotográfico de su obra y de su tiempo.

Perteneció a la Hermandad de la Soledad de Castilleja, para la que pintó junto con Juan Oliver los frescos del techo de la Parroquia de Santiago en los años cincuenta, así como diseñó los respiraderos del paso de palio y el escudo de las bambalinas, así como el frente de altar de la capilla del Sagrario, en cerámica. Estuvo muy vinculado a Bollulos de la Mitación y a su Romería de Cuatro Vitas, diseñando durante muchos años las artísticas carretas que componen la comitiva.
 


 

Casó el 20 de enero de 1944 con Mercedes Romero de la Osa Alonso, teniendo tres hijos, Alfonso, José y Pedro. Uno de sus nietos, Miguel Ángel, hijo de José, tiene la misma facilidad para el dibujo y la pintura que tuvo su abuelo, aunque sus derroteros profesionales se han encauzado en el mundo de la arquitectura.
 

 Alfonso Chaves y Antonio Vigil-Escalera y Tomé en el interior de la fábrica de Ramos Rejano


Su último domicilio fue en Castilleja, en la calle Virgen de la Soledad número 5, de la Barriada de la Inmaculada Concepción, donde falleció el 22 de Enero de 1982. Curiosamente, esta casa la compró a D. Antonio Vigil- Escalera y Tomé, hijo de su maestro prematuramente fallecido, pues desde siempre existió una excelente relación entre Alfonso Chaves no solo con su maestro sino después con su Viuda e hijo, que siempre trataron de corresponder.

Pocos años después de su fallecimiento el Ayuntamiento de su pueblo le dedicaría una calle a su memoria por su dilatada labor profesional y artística.

Fuente: Recopilado  por nuestro colaborador Martín Carlos Palomo García, a partir de la información facilitada por su hijo José Chaves Romero de la Osa. Abril 2010.

 
 
Correo de la página:
retabloceramico@gmail.com