Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 

LA BIBLIA EN LA CERÁMICA

LA HIJA DE JEFTÉ SALE A RECIBIRLO

Jefté fue el sucesor de Abimelec y se convirtió en el jefe del pueblo de Israel.

El denominado ciclo de Jefté consta de seis partes: (La embajada de los galaaditas, la promesa, la victoria ante los ammonitas, la hija de Jefté sale a su encuentro, los lamentos de la hija de Jefté y el sacrificio).

Este azulejo encuentra su fuente en el libro de los Jueces (Jueces, 11: 34,35) y corresponde a la cuarta escena de dicho ciclo, siendo la más representada de todas:
29El espíritu de Yahvé fue sobre Jefté, y, pasando por Ga-laad y Manases, llegó hasta Masfa de Galaad, y de Masfa de Galaad pasó a retaguardia de los hijos de Amón. 30 Jefté hizo voto a Yahvé, diciendo: "Si pones en mis manos a los hijos de Amón, 31 el que a mi vuelta, cuando venga yo en paz de vencerlos, salga de la puerta de mi casa a mi encuentro, será de Yahvé y se lo ofreceré en holocausto." 32Avanzó Jefté contra los hijos de Amón y se los dio Yahvé en sus manos, 33batiéndolos desde Aroer hasta según se va a Menit, veinte ciudades, y hasta Abel Queramim. Fue una gran derrota, y los hijos de Amón quedaron humillados ante los hijos de Israel. 34Al volver Jefté a Masfa, salió a recibirle su hija con tímpanos y danzas. Era su hija única; no tenía más hijos ni hijas. 35 Al verla rasgó él sus vestiduras y dijo: "¡Ah, hija mía, me has abatido del todo, y tú misma te has abatido al mismo tiempo! He abierto mi boca a Yahvé sobre ti y no puedo volverme atrás." 36 Ella le dijo: "Padre mío, si has abierto tu boca a Yahvé, haz conmigo lo que de tu boca salió, pues te ha vengado Yahvé de tus enemigos, los hijos de Amón." 37Y añadió: "Hazme esta gracia: déjame que por dos meses vaya con mis compañeras por les montes, llorando mi virginidad." 38"Ve," le contestó él, y ella se fue por los montes con sus compañeras y lloró por dos meses su virginidad. 39Pasados los dos meses, volvió a su casa y él cumplió en ella el voto que había hecho. No había conocido varón. 40De ahí viene la costumbre en Israel de que cada año se reúnan las hijas de Israel para llorar a la hija de Jefté, galadita, por cuatro días.
Jefté, pues es víctima de su promesa y se ve obligado a sacrificar a su propia y única hija. Se trata de un vestigio de la costubre hebrea de los sacrificios humanos.

Los doctores de la Iglesia consideraron a Jefté como una de las prefiguraciones de Cristo en el Antiguo Testamento.

Encontramos representación primitiva en el siglo XIII, en el Salterio de San Luis de la B.N. de París.

Alfredo García Portillo. Julio 2010.

 

PIEZAS CATALOGADAS DE ESTA ESCENA

   

 

Jefté el Galaadita. (Hacia 1670)
Cádiz