Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
LOS RETABLOS CERÁMICOS DE LA PROVINCIA DE CASTELLÓN. (90)
NUESTRA SEÑORA DEL CASTILLO. VILLARREAL.
PASCUAL LUIS SEGURA MORENO
 


Imagen: Nuestra Señora de la Encarnación del Castillo de la Villa Cullera.
Autor: Desconocido.
Fabrica: Real Fábrica de Loza y Porcelana del Conde de Aranda. Alcora.
Técnica: azulejo plano esmaltado, dibujo estarcido, pintado a mano.
Fecha: Segunda mitad del siglo XVIII.
Medidas: Vertical. 35x25 cm.

Iconografía: Esta singular pieza salida de la Real Fábrica de Loza y Porcelana del Conde de Aranda de Alcora, nos muestra la advocación mariana de Nuestra Señora de la Encarnación del Castillo de la Villa de Cullera (Valencia), también denominada por el pueblo como: Mare de Déu del Castell.

El origen de esta advocación mariana en la localidad es muy incierto, la piedad popular ha recogido en su tradición oral dos relatos sobre su procedencia. Uno dice que la imagen se trajo desde Constantinopla en el periodo visigodo, y que con la llegada de los árabes, fue escondida en una cueva hasta la llegada en 1240 de las tropas de Jaime I; en 1276, nuevo se esconde la imagen en Sierra Negreta en Utiel a causa de la toma de la ciudad por Al-Azraq,(1) donde permaneció allí un tiempo hasta su devolución definitivo a Cullera. Otro relato dice que un pastor utielano que apacentaba sus ovejas en el barranco de Santa Marta en el término municipal de Cullera, se la encontró, junto con la imagen de la Virgen del Remedio; el pastor repartió las imágenes entre su Utiel natal y Cullera, pero milagrosamente estas se intercambiaron quedando la Virgen del Remedio en Utiel y Ntra. Sra. de la Encarnación en Cullera.

El azulejo nos muestra a la Virgen María en posición estante portando al Niño Jesús en su brazo izquierdo; la Virgen descansa sobre un capitel barroco que en su parte frontal se adorna con una guirnalda azulada, anteponiéndose al mismo tiempo a un cielo abierto por la Gloria celestial.

Se presenta la imagen de la Virgen el cuerpo ligeramente ladeado hacia su izquierda; su rostro es juvenil, y los largos cabellos rubios le llegan hasta los hombros; sobre su cabeza ciñe una corona imperial dorada. Con la mano derecha la Virgen sostiene una flor campaniforme, quizá una azucena, como símbolo de su virginal maternidad y pureza.

Viste una túnica dorada que ciñe a la cintura y jubón de ceñidas mangas de color verdoso; sobre su cuerpo lleva un amplio manto azul cuajado de estrellas doradas, que recoge con su brazo izquierdo. Sobre este mismo brazo lleva al Niño Jesús, de rostro infantil, de cabellos rubios que viste una túnica blanca muy simple de cuello de pico; el Niño tiene el rostro vuelto ligeramente hacia su madre a quien le dirige su mirada, mientras con ambas manos parece gesticular que mantiene una conversación con Ella. Los pies de la Virgen que asoman por la parte inferior de la túnica, aparecen calzados.

En la parte posterior de la Virgen María aparece rodeada de nubes que, se abren para mostrar la Gloria Celestial de suaves colores cuyos rayos parecen iluminar la figura de María. De las nubes que rodean la Gloria, en la parte superior, sobresalen adorantes tres querubines y dos ángeles infantes con el cuerpo semidesnudo de elegante factura.

En la parte inferior emergiendo de la nube donde se asienta el capitel, se asoman dos querubines y un ángel joven con las alas explayadas y las manos juntas en acción de orar. El azulejo se enmarca con un filete azul cobalto.

El dibujante de la fábrica del Conde de Aranda, se basó para la realización de esta obra en una calcografía de ésta misma advocación que dibujó José Camarón Boronat y que grabó e imprimió en su imprenta de Valencia, Manuel Monfort Asensi hacia la segunda mitad del siglo XVIII (2).

Estado de Conservación y restauración: Bueno, no presenta grietas y lascas propias del paso del tiempo. Los pinchados y escoriaciones visibles son propios del proceso de cocción de la pieza. Fue restaurada en 1992 por el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de la Consellería de Cultura de la Generalitat Valenciana.

Ubicación: Vitrina de la cerámica conventual. Sala “el Pouet del Sant”. Monasterio de San Pascual Baylón. Arrabal de San Pascual, nº 70. Villarreal (Castellón). La pieza cerámica forma parte del patrimonio del Convento de San Pascual, inventariada con el nº.138.

Fuentes y Noticias Históricas: La imagen de Ntra. Sra. de la Encarnación del Castillo de Cullera, data de finales del siglo XIV y responde al estilo gótico. En la reciente restauración realizada por el IVARCOR de la Consellería de Cultura de la Generalitat Valenciana ha permitido constatar las concomitancias estilísticas que mantiene con otras imágenes marianas de este periodo como una conservada en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, lo que hace suponer en un modelo de origen catalán de influencia francesa.

La pieza cerámica, fue hallada entre los escombros del derribo del antiguo Monasterio del Corpus Christi y de sus casas adosadas que, se realizó 1956-1957, para construir la actual plaza Mayor de Villarreal.

La cerámica fue depositada primero en el despacho de la alcaldía, y posteriormente unos días más tarde, entregada al Monasterio de San Pascual por propio el alcalde D. Pascual Taurá Torres. La clausura del Monasterio de San Pascual impidió durante muchos años que la pieza fuera vista y divulgada hasta que, en 1992, fue trasladada al espacio museístico “el Pouet del Sant” que se inauguró entonces con motivo de la celebración de los Centenarios de la Canonización y Muerte del Santo.

Cabría preguntarse ahora como llegó hasta Villarreal esa cerámica cuya singular advocación mariana sólo se venera en la ciudad de Cullera, -quizá, pertenecería al ajuar alguna antigua religiosa que habitó en el monasterio, oriunda de aquella ciudad, o quizá, podría que fuere un cullerense, alguno de los antiguos propietarios de las casas que estaban adosadas al antiguo monasterio.

(1) Mohammad Abu Abdallah Ben Hudzäil al Sähuir (1208, Vall d´Alcalá,-1276, Alcoy), conocido con el sobrenombre de Al Azraq (el de los ojos azules), fue un caudillo musulmán que vivió a mediados del siglo XIII al sur del Reino de Valencia. Tras la conquista del reino de Valencia por Jaime I de Aragón, Al-Azraq estableció un pacto con el monarca aragonés, por el que el señor musulmán obtuvo el control de una serie de fortificaciones en los valles de Alcalá y de Gallinera. Sin embargo, debido a los continuos abusos contra la población musulmana, Al-Azraq encabezó tres sublevaciones contra el monarca aragonés: la primera en 1244. La segunda entre 1248 y 1258. La última en 1276, llamado por la propia población musulmana, harta de los abusos, en la que el caudillo árabe acabó encontrando la muerte mientras se encontraba sitiando Alcoy. Su muerte fue atribuida por los cristianos a la intervención de San Jorge, dando origen junto a la campaña subsiguiente llevada a cabo por el infante Don Pedro, quién puso fin a esta rebelión en la batalla de Lluchent, a las Fiestas de Moros y Cristianos que se celebran en Alcoy y el resto en las comarcas alicantinas y valencianas.

(2) José Camarón Boronat (Segorbe 1731-Valencia,1803), Pintor, grabador e ilustrador español, fue uno de los pintores valencianos más destacados de la segunda mitad del siglo XVIII.
Manuel Monfort y Asensi, (Valencia 1736-1806) cofundador del academismo valenciano, primer director de grabado de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos. Hijo del impresor Benito Monfort Besades, donde aprendió de su padre el arte del grabado. Trabajo en Madrid y Valencia.

Bibliografía:
Francés Camús, Josep Miquel (Dir). “Convento de San Pascual. Patrimonio Artístico. Sala del Pouet del Sant. Ed. Ajuntament de Vila-real-Diputació de Castelló 1992. p.70.

Texto y fotografías: Pascual Luis Segura Moreno.  Noviembre 2012.

   

Ver la ficha de catalogación del retablo.

Ver otros artículos de este autor.

Ver otros artículos de esta localidad.
 
 
www.retabloceramico.net
email: retabloceramico@gmail.com