Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
HISTORIA DE DOS RETABLOS DE LA ESPERANZA DE TRIANA
MARTÍN CARLOS PALOMO GARCÍA
 

Detrás de la gestación de un retablo cerámico suelen existir una serie de circunstancias que generalmente no trascienden más allá del momento que rodea a la colocación y bendición del mismo. En otras, como es la que vamos a relatar, sus protagonistas más directos nos cuentan los pormenores y detalles que nos permiten conocer el cómo y el por qué del proceso de ejecución de un retablo devocional y su resultado final. Detrás de cada retablo devocional hay siempre una pequeña gran historia de afanes y devociones.
 

Retablo de la Esperanza de Triana en la calle Mesones, de Talavera de la Reina. 29 de mayo de 2010


En la presente colaboración abordamos dos retablos de Nuestra Señora de la Esperanza, Titular de la Hermandad del Santísimo Cristo de las Tres Caídas y Nuestra Señora de la Esperanza, radicada en la Capilla de los Marineros, en el corazón del barrio de Triana, en Sevilla. Uno de ellos está en la localidad manchega de Talavera de la Reina (Toledo), ciudad famosa por sus cerámicas al igual que lo es en Sevilla el barrio de Triana. El segundo retablo está en una calle céntrica de la ciudad hispalense, siendo descubiertos respectivamente en mayo de 2010 y en marzo de 2011, pero su diseño y ejecución son idénticos, salvo las medidas, pues el de Talavera es de 0.75 x 1.20 m y el de Sevilla 0.75 x 1.05 m.
 

Retablo de la Esperanza de Triana en la calle Zaragoza, de Sevilla. 18 de marzo de 2011


Gracias al testimonio de dos cofrades trianeros, hermanos de la Esperanza, D. Fernando Arispón Gómez y D. Jesús R. Narváez Morán, a la que dedican todos sus anhelos para propagar su devoción allá donde sea, sin escatimar gastos, vamos a dejar constancia de los orígenes de ambas obras de azulejería devocional, por tener un hilo conductor común.

Nos remontamos al mes de junio de 2009, cuando la Hermandad celebraba el XXV Aniversario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Esperanza acaecida en 1984. De nuevo la Virgen en su paso de palio volvería a la Catedral de Sevilla para rememorar la efemérides. En su procesión extraordinaria de regreso a su Capilla, la noche del 7 de junio, el cortejo discurrió por calles céntricas por donde no pasa en su salida procesional de la Madrugada del Viernes Santo.
 

La Heladería de calle Zaragoza se engalanó para la procesión extraordinaria del 7 de junio de 2009, origen
de los retablos cerámicos casi idénticos colocados en Talavera de la Reina (2010) y en Sevilla (2011)
 

Una de ellas fue la calle Zaragoza, a la que se incorporó procedente de la calle Carlos Cañal. En los días previos a su traslado a la Catedral, un grupo de vecinos del barrio del Arenal auxiliados por algunos hermanos de Triana, entre los que se encontraban Jesús R. Narváez Morán y Fernando Arispón Gómez, decidieron adornar algunas calles de ese sector al paso de la procesión. Estando adornando la calle Arfe, se presentaron tres señores que eran vecinos de la calle Zaragoza y Carlos Cañal, con intención de asesorarse de cómo adornar su calle y donde comprar el material. Dichos señores eran D. José Izquierdo de Monte, D. Teodoro Arana Marcos, precisamente el dueño de la casa donde se colocaría el azulejo y D. Joaquín Liria Bulnes, dueño de la cercana Heladería la Fiorentina, (que adornó sus escaparates con primor al paso de la procesión), surgiendo una pequeña amistad entre ellos como consecuencia de los emotivos momentos vividos al paso de Nuestra Señora de la Esperanza.
 

Jesús R. Narváez y Fernando Arispón seleccionan conjuntamente con el ceramista Manuel Ruiz Hurtado la mejor fotografía para la fiel reproducción de la efigie de Nuestra Señora de la Esperanza, modelo de ambos retablos.


Pasado el verano, a principios de Octubre de 2009, José Izquierdo, Jesús R. Narváez y Fernando Arispón quedaron a tomar café, entregándole unas fotos de la Esperanza que él mismo sacó, tras lo cual se dirigieron a la Heladería donde estaba Teodoro y Joaquín, hablando de diferentes temas, al par que comentarle que en Mayo de 2010 la Hermandad de la Esperanza de Triana tendría un acto de confraternización con la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de la Esperanza, radicada en la Iglesia de Santiago de Talavera de la Reina, que celebraba el 225 Aniversario de sus primeras ordenanzas. Con tal motivo, una representación de la Hermandad trianera se desplazaría a Talavera, los días 28 y 29 de mayo de 2010, el Nazareno saldría en procesión extraordinaria y se proyectaba descubrir un retablo cerámico de la Esperanza de Triana, que ellos mismos, Fernando Arispón y Jesús Narváez, estaban dispuestos a donar.
 

El retablo cerámico antes de su cocción final junto a la fotografía de Francisco Javier Fernández González
 

José Izquierdo, muy amante de la cerámica, manifestó también su intención de poner un azulejo en la calle Zaragoza que recordara el paso de la Virgen, proponiéndoles que visitaran al pintor ceramista Manuel Ruiz Hurtado en su taller de la calle Antillano Campos, del que conocía la calidad de sus trabajos.

Jesús R. Narváez y su amigo Fernando Arispón fueron al taller del ceramista Manuel Ruiz Hurtado, indicándole la recomendación de los vecinos del Arenal y su intención de encargarle un retablo cerámico de la Virgen de la Esperanza, quedando en aportarle unas buenas fotografías. Casualmente, Manuel Ruiz estaba pintando en ese momento el retablo del Señor de la Presentación para la Hermandad de San Benito, destinado a la fachada del templo del barrio de la Calzada. Pocos días después se presentaron con una fotografía de Francisco Javier Fernández González, amigo y colaborador del Boletín de su Hermandad. El encargo para Talavera se efectuó en firme, de tal forma que se ejecutó antes que el de la calle Zaragoza, pues había fecha de bendición y acto de confraternización.
 

El ceramista Manuel Ruiz Hurtado monta el retablo una vez salido del horno en su taller de Triana,
antes de su exposición en la Capilla de los Marineros y posteriormente en Talavera de la Reina.


Como todos siguieron la ejecución del retablo para Talavera, al ver la calidad del trabajo, que estuvo expuesto en la Capilla de los Marineros antes de su partida a tierras manchegas, manifestaron que el segundo retablo fuera igual con destino a la calle Zaragoza. Otros vecinos de la zona se sumaron a la empresa, entre ellos el Farmacéutico de la calle San Pablo D. Álvaro Sopeña Carriazo.

Trasladado el retablo a Talavera, fue expuesto previamente a su colocación definitiva, en el Museo de la Cerámica “Ruiz de Luna”. Por fin llegó el ansiado 29 de mayo de 2010. El Hermano Mayor de la Esperanza de Triana, D. Adolfo Vela, miembros de la Junta de Gobierno y los donantes del retablo se desplazaron a Talavera para los actos programados, siendo bendecido el retablo de la Virgen de la Esperanza en la fachada de una casa cercana a la Iglesia de Santiago, en la calle Mesones núm. 4, pues no se pudo obtener permiso para colocarlo en la fachada del templo.
 

Momento en el que el retablo de la Virgen de la Esperanza es descubierto en Talavera de la Reina
 

La Consiliaria 3ª, Rosa María López-Lozano Alonso de Caso pronunció el Pregón de apertura del acto de confraternización, donde glosó a las mundialmente famosas Talavera y a Triana por la calidad de sus cerámicas. Tras la bendición del azulejo y la participación en la procesión extraordinaria, los miembros de aquella Hermandad asistirían en Sevilla a la Procesión del Corpus de Triana.
 

Jesús Nazareno en procesión extraordinaria del 225 Aniversario, pasando por delante del retablo cerámico


Ya solo faltaba hacer realidad el segundo retablo, el que se colocaría en la calle Zaragoza, en Sevilla. Una vez terminado por el ceramista Manuel Ruiz Hurtado, que utilizó como modelo la misma fotografía, fue expuesto desmontado previamente a su fijación definitiva en casa del padre de José Izquierdo, D. Jesús Izquierdo Moya.
 

 Colocación del retablo cerámico de Nuestra Señora de la Esperanza en la calle Zaragoza, de Sevilla.


La colocación definitiva en la fachada de la casa de calle Zaragoza número 13. Se realizó el Domingo día 6 de Marzo 2011 entre las 7.30 y las 12 de la mañana, por el maestro albañil de Salteras Eugenio Mantero, conocido del dueño de la farmacia de San Pablo. Una vez colocado, sus promotores se dirigieron a la Hermandad, comunicándoles su intención de realizar un acto de bendición, que finalmente se fijó para la tarde del viernes 18 de marzo de 2011 a las siete de la tarde, asistiendo el Hermano Mayor, D. Adolfo Vela, corriendo la ceremonia a cargo del Rvdo. D. David Mata. Joaquín Liria, dueño de la Heladería la Fiorentina, obsequió a la Junta de Gobierno con un ramo de flores destinado a la Santísima Virgen de la Esperanza.
 

Acto de bendición del retablo cerámico de la Santísima Virgen en la calle Zaragoza. 18 de marzo de 2011
 

Bajo el retablo, un panel de azulejos recuerda el motivo de su colocación: "El 7 de junio de 2009, de regreso a Triana y en el XXV Aniversario de su Coronación Pontificia, La Virgen de la Esperanza pasó por esta calle ante el delirio de sus vecinos, entregados a tan soberana imagen. Laus Deo."

Con estas líneas, hemos querido dejar constancia, con la amable colaboración de D. Fernando Arispón y D. Jesús R. Narváez, tanto por los datos como por las fotografías, de los detalles de la colocación de dos retablos cerámicos, muy cercanos en el tiempo, muy lejanos en la distancia, pero muy presentes en el corazón de cuantos los contemplen, que sentirán llenos de Esperanza, esa que tanto necesitamos.
 

Fotografía del Hermano Mayor, miembros de la Junta de Gobierno y vecinos de la calle Zaragoza
 tras la bendición del retablo cerámico conmemorativo del paso de la Virgen por aquella calle en
 su procesión extraordinaria con motivo del XXV Aniversario de su Coronación Canónica.

 

Texto: Martín Carlos Palomo García. Abril 2011
Fotografías por gentileza de D. Fernando Arispón Gómez

 
 
Correo de la página:
retabloceramico@gmail.com