Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
ENTREVISTAS

 NUESTROS COLABORADORES: ALFONSO GARCÍA GARCÍA

 

Conversamos con uno de nuestros colaboradores más veteranos, uno de los primeros que remitió una colaboración a nuestra página, y sin duda el colaborador más prolífico hasta el momento. Posteriormente muchos más hemos ido ingresando en el grupo de colaboradores a lo largo de estos más de tres años de existencia.
 

 Alfonso García es un excelente cicerone del rico patrimonio artístico y devocional de su tierra.


Alfonso García García (Sevilla, 1958) es Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla. Ejerce la docencia como profesor de ESO y Primaria en un Colegio de la localidad de Mairena del Aljarafe, aunque tiene su residencia en la capital hispalense. Es un enamorado de la Semana Santa, cofrade de la Hermandad del Santísimo Cristo de las Aguas , de la Capilla del Rosario en calle Dos de Mayo. También colabora desde hace tres años en Radio Betis el programa cofrade Verde-Esperanza, a su vez es asiduo colaborador de otras webs de temática cofradiera, como lagubiayeltas.us, lignumcrucis.es, hermanosdelasaguas.org etc. Una de sus cualidades que más admiramos es su amplio conocimiento de las iglesias, conventos, congregaciones religiosas y hermandades de los más recónditos lugares de la geografía no solo andaluza, sino de España y del Extranjero, complementado por una memoria y retentiva increíbles. Alfonso es uno de nuestros colaboradores más activos.


¿De donde proviene tu afición por la cerámica?

El primer contacto con el mundo de la cerámica lo tuve en 1975, con 17 años. Tenía un amigo mayor que yo que estudiaba Historia del Arte, y para un trabajo sobre la cerámica de la Cartuja de Sevilla me pidió que si podía acompañarle a visitar la fábrica de Pickman, pues no sabía llegar al Monasterio de la Cartuja. Hay que tener en cuenta que en aquellos años esa zona era muy diferente a lo que es hoy día, tras la Exposición Universal de 1992 de Sevilla. Fuimos en bicicleta, y pudimos visitar toda la factoría, recorrer todas las dependencias, recuerdo las estancias del convento convertidas en secaderos de piezas y almacenes, los pintores y decoradores, el ir pisando por el polvo de caolín que te dejaba los zapatos blanquecinos, así como sus famosos cinco hornos chimeneas al estilo inglés.
 

El primer contacto de Alfonso con la cerámica fue su visita a la Fábrica de la Cartuja
 de Sevilla, cuyos famosos cinco hornos se conservan (foto: José Manuel Holgado Brenes)


Un segundo contacto, este mucho más intenso y vinculado al mundo del retablo cerámico, fue en mi época de estudiante universitario de Historia del Arte. En el curso 1979-80, siendo mí profesor D. Juan Miguel Serrera Contreras (q.e.p.d), nos encargó a todos los alumnos de la clase un trabajo de campo que consistía en catalogar todos los retablos devocionales de Sevilla, distribuyéndonos por zonas de la ciudad según nuestro lugar de residencia, rellenando unas fichas para rellenar el máximo número de datos sobre los retablos que encontrásemos; recuerdo que en su parte central aparecía un esquema de retablo, con su tejaroz y faroles. A mí me tocó la zona de la Macarena y San Julián, incluso tuvimos que fotografiarlos, aunque algunos de ellos han desaparecido. Ese trabajo quedó en posesión del departamento de Arte , poco después a D. Juan Miguel lo trasladaron al Museo del Prado en Madrid y al poco tiempo falleció prematuramente. Ignoro qué fue del trabajo y las fichas.


¿Cómo tuviste conocimiento de la página web retabloceramico.net?

A través de la página web cofrade Artesacro, que anunció el nacimiento de la página y la puso entre sus enlaces. Envié un primer correo que al parecer no llegó y entonces localicé por teléfono a Antonio Entrena y comenzaron mis colaboraciones. Las primeras fueron de retablos cerámicos de Chipiona, como ampliación geográfica de los retablos subidos hasta entonces, que mayoritariamente eran de Sevilla capital. Las siguientes fueron de las localidades cercanas de Rota y Sánlucar de Barrameda. Desde julio de 2007 envío mis colaboraciones con bastante frecuencia, al menos dos o tres veces por semana, de las que el administrador de la página selecciona las más interesantes, quedando reservadas las demás para una ocasión propicia.
 


¿Cuál es tu forma preferente de colaborar? Cuéntanos cómo sueles plantear tus colaboraciones

Parto de la base de que mis colaboraciones con la página web retabloceramico es un hobby, un entretenimiento. Me gusta viajar, conocer sitios nuevos, tradiciones de los pueblos, sus monumentos, sus iglesias, su imaginería, el patrimonio artístico y su Semana Santa. Suelo hacer rutas por los distintos pueblos, bien solo o acompañado en algunas ocasiones por algún compañero, como es Moisés Carmona Guerrero.

Dada la profusión de retablos cerámicos en cada rincón de nuestra tierra es fácil toparse con ellos. Siempre llevo la máquina fotográfica, y en muchas ocasiones revisito lugares en busca de ellos, pues a lo mejor en aquella primera visita de hace años no les presté la misma atención que ahora, o bien no existen las condiciones favorables para hacer unas buenas fotografías, sobre todo por el sol, llegas a un lugar por la mañana y resulta que hay sombras sobre el retablo cerámico, si son de gran calidad artística he vuelto a sabiendas de que por la tarde podría fotografiarlos sin problemas. Aprovecho para recabar el máximo de información posible, me gusta hablar con sus propietarios, con los hermanos de las cofradías que los pusieron, con los sacristanes, capilleres y presbíteros. Son una fuente inagotable de información que posteriormente servirá para documentarlos. Presentarme como colaborador de la página abre muchas puertas, especialmente cuando tras visitarla ellos mismos comprueban la calidad de sus contenidos. Uno de los últimos sitios que pude visitar, tras varios años de espera, ha sido el Humilladero junto al Santuario de la Virgen de Regla, en Chipiona (Cádiz).


La cerámica portuguesa tiene una amplia representación en la página, y eso te lo debemos a ti…

Siendo niño me llevó mi padre de viaje a Lisboa, por lo que mis recuerdos infantiles son entrañables con respecto a aquella ciudad. Portugal es nuestro país vecino donde la cerámica tiene un protagonismo especial tanto en la arquitectura religiosa como civil. Me gusta escaparme -cada vez que puedo- algunos días en vacaciones, bien desde Sevilla o desde Punta Umbría, pues el verano es largo, a descubrir el inmenso patrimonio artístico en azulejería que tienen, que me parece que ni ellos mismos saben calibrar. Gracias a la tarjeta de presentación de la web he tenido acceso a sitios impensables, como es la Sala de Juntas de la Casa de Misericordia de Santarem.


Conociste al pintor ceramista Juan José Macías Luque…

En el año 1968 ingresé en el Colegio Calasancio Hispalense (Padres Escolapios) como alumno de 1º de Bachillerato, yo tenía por entonces 10 años y el profesor que nos impartía la asignatura de dibujo, efectivamente era Don Juan José Macias. Los recuerdos que tengo de él son de dos tipos, por un lado era una persona de carácter reservado, nunca que yo recuerde hizo mención a su otra faceta de ceramista. Aunque ahora con el tiempo puedo lograr entender una de sus obsesiones, todos los dibujos que realizábamos tenían que ir enmarcados obligatoriamente por una cenefa, aún conservo varias láminas de aquella época. Por otro lado lo que recuerdo perfectamente de él era la maestría que tenia dibujando en la pizarra, de un solo trazo y sin levantar la tiza era capaz de dibujarte perfectamente cualquier cosa, nos quedamos con la boca abierta viendo lo bien que dibujaba. Lo tuve como profesor tres años en 1º, 2º y 5º de bachiller de aquel entonces.


Habrás tenido alguna anécdota que puedas contarnos…

Muchas, algunas de ellas ya las he compartido con vosotros en nuestros encuentros, pero no me resisto a comentaros otras. Es muy frecuente entrar en un lugar, generalmente las iglesias, y con los permisos oportunos, retirar bancos, confesionarios, que lógicamente provocan la extrañeza de los que nos observan, que conocen de esta forma azulejos ocultos en sus propios templos. Otra muy graciosa me pasó en un cementerio: para fotografiar un retablo tuve que retirar varios jarrones con flores, y tras hacer la foto, los volví a colocar en su sitio. En ese momento se me acerca el encargado y me dice: ¿Quién las habrá quitado?. Yo le respondí, con cara de extrañeza: Eso digo yo, que quién las habrá quitado…

La última anécdota fue hace poco en Paradas (Sevilla), en las que tras fotografiar unos paneles, y ya montándome en el coche, se me acerca un señor y me dice: Oiga Vd… ¿Por qué le está haciendo fotos a mi casa?, a lo que tuve que responder y explicar mis verdaderas intenciones, quedándose tranquilo.


Comparte con nosotros algunas de tus últimas “proezas”

Una de las últimas ha sido la visita relámpago al Monasterio de Tentudía, en plena sierra, cercano al pueblo de Calera de León (Badajoz). Allí se encuentra una de las obras más importantes y antiguas de la cerámica española: el retablo mayor, obra de Francisco Niculoso Pisano en 1518. Durante todo el año está delante de él la Virgen de Tentudía, por lo que no se puede fotografiar de forma completa y detallada. Cada 15 de agosto la Virgen es bajada a Calera de León para subir en Romería el 8 de Septiembre. Osea, teníamos poco más de dos semanas par subir a hacer las fotografías, y hasta ahora ningún colaborador había podido ir. El pasado 26 de agosto me planté allí, en plena canícula, y pude realizar el reportaje sobre dicho retablo que ya se puede admirar en la página.
 


¿Qué recomendaciones harías a los nuevos colaboradores, especialmente a los más jóvenes?

Una primera es que intenten hacer buenas fotografías, para ello es necesario tener una cámara que tenga un buen zoom , recuerdo que cuando empecé tenia una cámara pequeña de estas compactas, al poco tiempo los “Reyes” me trajeron una mejor, y así poder satisfacer la calidad de la web. Siempre disparo cinco o seis, desde distintos ángulos, para evitar reflejos, a máxima resolución, tal como indicáis en “Consejos Prácticos”. Siempre compruebo que no estén desenfocadas antes de abandonar el sitio, pues volver a veces cuesta recorrer muchos kilómetros. Hago las vistas generales, los primeros planos y la firma. Ya en casa, ante el ordenador, selecciono las mejores, hago la ficha y las remito al correo de la página. A veces, según el tipo de obra, la subida es pronta, pero en otras puede demorarse o incluso pasar a la reserva. Me hace ilusión ver un trabajo en la página, pero en otras ocasiones pueden pasar meses o años hasta que puedan subirse, pero hay que tener en cuenta la cantidad de material que llega diariamente y comprender que para todos es una actividad aparte de nuestra jornada laboral. Otra sección en la que colaboro mucho es la denominada “¿Nos Ayudas?”, en la que están los retablos de los que no disponemos de buenas fotografías, y disfruto haciendo fotos de mejor calidad o complementarias.


¿Cuáles son tus proyectos inmediatos con respecto a tus colaboraciones en nuestra página?

En principio, profundizar mis trabajos en Portugal, en el país vecino quedan muchas maravillas cerámicas por descubrir y mostrar a todos nuestros visitantes internautas. De este verano por la zona de Coimbra tengo varias cosas de gran interés por mostrar y que irán saliendo poco a poco en retablocerámico.

Evidentemente continuar profundizando en Andalucía, que aunque la conozco bien, siempre se puede encontrar alguna sorpresa descubriendo nuevos retablos y azulejos, especialmente en lugares interiores y domicilios particulares.

Otro de mis deseos es continuar realizando artículos para la sección de “textos propios”, con la intención de explicar con mayor detalle lo que se muestra en la web y así nuestros visitantes puedan tener una mayor información y comprensión de lo que se muestra.

Nos despedimos de Alfonso García, deseándole toda clase de éxito en sus colaboraciones, a la vez que agradecerle el cariño, constancia e ilusión con que trabaja por la divulgación de los retablos cerámicos devocionales, de la cual esta página es su máximo exponente gracias a la difusión que supone la presencia en Internet.

Entrevista realizada por Martín Carlos Palomo García.
Septiembre 2010.

 

 
 
Correo de la página:
retabloceramico@gmail.com