Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
EL RETABLO CERÁMICO DEL MONASTERIO
DE TENTUDÍA DE NICULOSO PISANO
 www.caleradeleon.com
 

El 17 de Marzo de 1518 el Vicario Juan Riero suscribe contrato con el ollero Francisco Niculoso Pisano, con residencia en Triana, para hacer un retablo de "asulejo de ymaginería", comprometiéndose el artista a terminarlo en tres meses y acordándose pagarle diez maravedís por azulejo entregado, recibiendo en el acto, y por adelantado, cinco mil.

Esta magnífica obra sufrió con el tiempo grave deterioro hasta que en 1974 Bellas Artes encargó su restauración a los prestigiosos especialistas Llopart y Anglada, merced a lo cual hoy en día está en buen estado de conservación, aunque le faltan algunas piezas imposibles de reconstruir.

El retablo se desarrolla en un panel de 3,40 mts. de alto por 2.65 de ancho y consta de 640 piezas, respondiendo al modelo de la arquitectura retablística de la época.

Consta de tres calles con igual número de cuerpos, dos laterales y uno la central; figura en éste un dosel sostenido por dos ángeles y la inscripción AVE MARÍA GRACIA. Enmarcando el dosel aparece el Árbol de Jessé, de cuya figura arranca una ramificación con pequeños retratos de profetas y reyes de Judea, asentados sobre ramos de hojas y frutos, rematado por la imagen de la Virgen y el Niño, explicándonos con ello la genealogía de María y de Jesucristo.
 


 

Coronando al conjunto y potenciado, se sitúa el Calvario con la Virgen y San Juan a los lados de la Cruz, enmarcado por una arquería, motivo este que se halla repetido en todos los cuadros.

La disposición de los cuerpos de las calles laterales es la siguiente:

En la calle de la izquierda del observador, citados de abajo arriba, la historia de la detención del Sol, con la figura orante de Pérez Correa y una inscripción que lo identifica: PELAE PÉREZ CORREA EL GRAND MAESTRO DE LA ORDEN DE SANTIAGO. La Natividad de la Virgen con leyenda alusiva: EL NACIMIENTO DE NOSTRA SEÑORA más STA. ANNA Y GVACHIN; la anunciación con el saludo del Arcángel: AVE MARÍA GRATIA PLENA.

En la calle de la derecha, igualmente de abajo arriba, tres caballeros freires de la Orden de Santiago y la inscripción: EL VICARIO JOAN RIERO; la Asunción y la Presentación. Observese que el retablo cumple su función didáctica, facilitando la devoción de los fieles.

Una rica decoración renacentista se prodiga con profusión en este extraordinario conjunto. Grutescos y blasones santiaguistas cubren el banco, junto con seres fantásticos, hojas y arabescos. En las pulseras figuran candelabros con bucráneos, máscaras flanqueadas por cornucopias, querubines, amorcillos y cartelas con las palabras SPQR y LAVUS DEO. Una faja con grutescos se desarrolla en la parte superior junto con angelillos, delfines y roleos.
 


 

En la parte inferior se inscribe una placa, a la manera romana, con el siguiente texto: NICVLOSVUS PISANVS ME FECIT A.D.1518

El frontal del altar, los escalones y los pequeños muros que cierran el presbiterio están revestidos de azulejos, en su mayor parte de cuenca, estando constituidos estos por octógonos y rombos alternados y decorándose al centro con rosetas y hojas de acanto. Los azulejos de la escalera son diversos, repitiendo a menor escala lo anterior y representando algunas guirnaldas y cadenetas.

En el escalón superior puede apreciarse una serie de azulejos con el escudo del Papa León X, que no es otro que el de la familia Médicis al que se le ha agregado la tiara y las llaves de San Pedro. Se justifica dicho escudo en esta obra porque fue el Pontífice que erigió en Monasterio la antigua Casa de San María de Tudía.

Según Frothingham, estos elementos cerámicos complementarios no corresponden a la mano de Pisano, atribuyéndolos a la de Martín Guijarro y su hijo Pedro, contemporáneos de Niculoso. El profesor Hernández Díaz dice que hay piezas que podrían situarse en la producción de los Polido o Pulido, laborantes en este siglo en la Casa de Pilatos de Sevilla.
 


 

La azulejería que reviste la tumba del maestre es posterior a la del retablo, atribuyéndola dicho profesor a Alonso García, que trabajaba en Sevilla en el segundo tercio del s.XVI. En la parte superior de esta tumba, que está adosada al muro, puede leerse en caracteres góticos: AQUI IAZE EL GRAN MAESTRE DE SANTIAGO PELAY PEREZ CORREA

La rigidez cromática, la nitidez y la variedad de los colores le dan a este retablo un extraordinario atractivo. Los tonos amarillos y azules resaltan con el verde y el rosa en perfecta combinación, dando lugar, con toques de blanco, a un conjunto luminoso y atrayente que lo hacen catalogar como una de las obras maestras de la cerámica española.

 
 
 

Fotografías: Alfonso García García. Agosto 2010.
Vídeo: Baltasar Piedrola Galván. Septiembre 2010.

 
 
Correo de la página:
retabloceramico@gmail.com