Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
AZULEJOS SEVILLANOS DE LOS SIGLOS XV Y XVI EN PORTUGAL
 Alfonso García García
 

La ciudad de Sevilla gracias a la presencia de los árabes durante la edad media y posteriormente con la llegada de Niculoso Pisano a finales del siglo XV, era una ciudad que estaba en la vanguardia de la producción cerámica a nivel europeo en los albores del siglo XVI.

Por aquel entonces en el país vecino todavía no existían alfares de producción cerámica autóctonos por lo que aquellas personas de la alta nobleza y el alto clero que tenían gran capacidad económica y quisieron decorar sus palacios e iglesias, tuvieron que recurrir a la importación de azulejos desde la capital hispalense.

Sevilla en aquel entonces y en concreto los alfares trianeros ya gozaban de un reputado prestigio por la calidad de sus piezas , principalmente de cuerda seca y de arista con motivos geométricos de clara inspiración mudéjar, además la cercanía geográfica de la ciudad con Portugal facilitó que los contactos entre ambas comunidades fructificaran en varios encargos de producción cerámica.

Fue el rey Don Manuel I de Portugal (1469.-1521) el pionero en realizar estos encargos, en concreto en el año 1498. Después de visitar Castilla quedó admirado por la belleza de los azulejos sevillanos de estilo mudéjar por lo que encargo una partida de 10146 azulejos para decorar los interiores de su palacio de Sintra, procedentes de los talleres de Fernán Martínez Guijarro y de Pedro de Herrera, ceramistas afincados en Sevilla.

Debió de ser grande la popularidad alcanzada por estos azulejos ya que con posterioridad será el obispo de Coimbra Don Jorge de Almeida quién en 1503 encargó otra partida de azulejos sevillanos para revestir los muros interiores de la Sé Velha (Catedral Vieja) de esta ciudad del centro de Portugal..

También hay presencia de estos azulejos de arista y cuerda seca de origen hispalense en la iglesia del castillo de la localidad de Montemor-o-Velho, localidad próxima a Coimbra y en el Palacio da Pena de Sintra, que cuando se construye a mediados del siglo XIX, integra en su interior los restos de un monastério jerónimo existente con anterioridad y que había quedado en ruinas como consecuencia del famoso terremoto de Lisboa de 1755. Es precisamente en el claustro del antiguo cenobio donde se encuentran los azulejos sevillanos del siglo XVI, coetáneos a los existentes en el cercano Palacio Real de Sintra, construido por el rey D. Manuel I de Portugal.

A partir de mediados del siglo XVI los azulejos sevillanos cayeron en desuso y desde 1560 se inicia la producción en Portugal de azulejos, entonces comenzaron a producirse en los alfares portugueses cerámica pintada directamente sobre las placas cerámicas vidriadas.

Sirva todo lo anteriormente escrito para entender en su justa medida las imágenes que les ofrecemos de los azulejos sevillanos existentes en Coimbra, Montemor-o-Velho y Sintra.

 
Catedral de Coimbra
 (Número: PA0570 del Proyecto Augusta)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Iglesia del Castillo de Montemor-o-Velho
 (Número: PA0572 del Proyecto Augusta)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Claustro del Palacio da Penha. Sintra
 (Número: PA0573 del Proyecto Augusta)
 
 
 
 

Texto y fotografías: Alfonso García García. Agosto 2010.
Fuente: www.mnazulejo.imc-ip.pt. Web del  Museo Nacional del azulejo de Portugal.

   
   

Ver otros artículos de este autor.

Ver todos los artículos del Proyecto Ataifor.
 
 
www.retabloceramico.net
Email: retabloceramico@gmail.com
 
PÁGINA PRINCIPAL