Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 

LA SIMBOLOGÍA MARIANA Y SU REPRESENTACIÓN EN LOS AZULEJOS

ALFONSO GARCÍA GARCÍA
 

Las letanías son una serie de alabanzas y súplicas ordenadas, repetidas y concordes entre sí, por las que se ruega a Dios y a su madre la Virgen María. Etimológicamente la palabra letanía proviene del vocablo griego “litanueo” que significa súplica o rogativa.

El origen de las letanías está en los libros del Antiguo Testamento, Génesis, Sabiduría, Eclesiástico y sobre todo del Cantar de los Cantares, si bien en un principio no se refieren a la Virgen, será con el paso de los tiempos, la liturgia o la tradición cuando se empiecen a aplicar a la Madre de Dios, quedándose como emblemas marianos y pasando a representarse plásticamente a manera de metáforas visuales en honor a la Virgen María.

Con la creación y popularización de las Letanías Lauretanas en el siglo XVI , esta manera de representar simbólicamente  los atributos de la Virgen María se desarrollará notablemente por toda Europa.

De estos textos proceden una serie de atributos, todos ellos símbolos de pureza y que se refieren directamente a la Virgen María, lo que dará lugar a un nuevo modelo de iconografía a la hora de representar a la Madre de Dios, la denominada “TOTA PULCHRA”.

Esta representación iconográfica comenzará a plasmarse en el siglo XVII, continuando en el siglo XVIII, con posterioridad desaparece, quedando la representación de la Virgen Inmaculada o Inmaculada Concepción desprovista de cualquier añadido que no sea su propia imagen rodeada de ángeles.

En pintura tenemos notables ejemplos de la representación de la Virgen Inmaculada siguiendo el modelo iconográfico de la “TOTA PULCHRA”, Francisco de Zurbarán y Francisco Pacheco poseen varios lienzos donde se representa a la Virgen rodeada de los símbolos de las letanías.

   

Francisco de Zurbarán. Inmaculada. Museo del Prado.

Francisco de Zurbarán. Inmaculada. Museo Diocesano de Sigüenza

 

Este mismo modelo iconográfico pasará a emplearse en los azulejos de esa época, buenos ejemplos de esto son los catalogados con los números 1622, 1533,1481, 1816 y 1477.

 

Pieza cerámica 1481, ubicada en Gibraleón (Huelva)

   

Pieza cerámica 1477, en Bollullos Par del Condado (Huelva)

Azulejo 1816, en el Coronil (Sevilla)

   

Fachada del Cortijo "El Algarabejo" (Pieza 1622)

Puerta de entrada al Convento de la Purísima Concepción. Marchena.

 

Inmaculada con la letanías lauretanas en Cádiz

 

Observándolos  detenidamente lo primero que salta a la vista es que no todos tienen los mismos símbolos, unos tienen mayor número de ellos y otros menos, así como la disposición de estos que también varía.

Las representaciones simbólicas más usadas son:

Turris David = Torre de David

Templum Dei = Templo de Dios

Fons Signatus = Fuente Sellada

Puteus Aquarum = Pozo de aguas vivas ( Pozo de Sabiduría)

Electa ut Sol = Refulgente como el Sol

Pulcra ut Luna = Hermosa como la Luna llena

Porta Caeli = Puerta del Cielo

Scala Caeli = Escalera del Cielo ( Escalera de Jacob)

Speculum sim Macula = Espejo sin mancha

Stella Maris = Estrella del mar

Hortus Conclusus = Huerto cerrado, jardín (Huerto Sagrado)

Flos Campí = Flor del campo. Rosas (Caridad)  Azucenas (pureza)

La Palmera y el Ciprés = Triunfo, Victoria, Castidad.

Todos los azulejos catalogados en nuestra página web poseen un mismo denominador común, la imagen central y protagonista es la Virgen Santísima y los atributos son un complemento que adornan y centran la escena, los símbolos de las letanías tienen un protagonismo secundario.

Sin embargo, hemos encontrado un lugar donde los símbolos de las letanías tienen un papel protagonista, siendo las únicas representaciones de tipo figurativo, ya que el resto de la decoración interior de la iglesia está realizada en azulejos con motivos geométricos o vegetales.

   
Vistas generales del interior de la iglesia lusa de Nuestra señora de Marvila
 

Me estoy refiriendo a la iglesia de Nuestra Señora de Marvila en la ciudad portuguesa de Santarém, construida entre los años 1617 y 1639 en plena época de expansión y desarrollo de este modelo iconográfico. En su interior toda ella se encuentra decorada con azulejos de la misma época, escaqueados o jaquelados. Lo que resalta es la decoración de las enjutas de su nave central, donde en cada una de ellas aparece un símbolo de las letanías como único protagonista de la decoración.

La distribución de los símbolos es la siguiente:

Nave central lado derecho: SOL, POZO, FUENTE, TEMPLO y TORRE

Nave central lado izquierdo: LUNA, PUERTA, ESPEJO, ESCALERA y ESTRELLA

Siendo el Sol y la Luna los símbolos que aparecen situados más cerca del altar mayor de la iglesia, con esto podemos atestiguar la importancia que llegó a tener la difusión de las letanías y su papel protagonista en el mundo de los azulejos en el siglo XVII.

   
El Sol y la Luna (Refulgente como el Sol - Hermosa como la Luna)
   
   
Además del Sol en las enjutas del lado derecho figuran el pozo (Pozo de Sabiduría),
la fuente (Fuente Sellada), el templo (Templo de Dios) y la torre (Torre de David)
   
   
Además de la Luna en las enjutas del lado izquierdo figuran la puerta (Puerta del Cielo),
el espejo (Espejo sin Mancha), la escala (Escalera de Jacob) y la estrella (Estrella del Mar)
 

Texto y fotografías: Alfonso García García. Agosto 2009.