Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 

APROXIMACIÓN A UN ESTUDIO SOBRE LOS RETABLOS
CERÁMICOS EN EL PUERTO DE SANTA MARÍA - CÁDIZ (III)

VÍA CRUCIS CERÁMICOS

Alfredo García Portillo

Vista general del patio trasero de la Iglesia Mayor Prioral portuense.

Introducción al género

Forman los Vía Crucis un caso especial en los retablos cerámicos, pues constan en realidad salvo en el caso de pérdida o desaparición de alguna pieza, de 14 retablos.

El origen de la devoción al Vía Crucis se debe a la práctica piadosa del ejercicio de recordar el recorrido que realizó Jesucristo desde el Pretorio hasta la cruz y posteriormente al sepulcro. Literalmente Vía Crucis, significa camino de la cruz. A lo largo del Vía Crucis, se representan distintas escenas de la pasión, ante las cuales se reza. Éstas no siempre han sido las mismas, sino que han ido evolucionando a lo largo del tiempo, ello deberá ser tenido en cuenta a la hora de realizar el estudio de las piezas.

Al producirse las paradas ante éstas para proceder a rezar tal y como hemos comentado y al constituir propiamente detenciones en la marcha, se dio origen al nombre de estaciones.

Cuenta la tradición que la Virgen, recorría el camino que recorrió su hijo Jesucristo y se paraba en aquellos lugares en los que éste había sufrido, besaba el suelo y oraba.

Fue una peregrina española, la monja Egeria la que reflejó para sus hermanas de Galicia la idea de recorrer y describir los lugares santos, pararse en cada uno de ellos, leer el evangelio y rezar. Ella misma relata como los fieles durante el Jueves y Viernes Santo realizaban ya esta práctica en Jerusalén. Durante los siglos siguientes son frecuentes las alusiones a esta forma de rezo que realizan los viajeros de la época.

En Jerusalén, a partir del siglo X comienza a existir una división entre las estaciones y en el XIII, se determina el lugar preciso de las paradas. Son diferentes autores los que reflejan también varios tipos de estaciones, llegando a quedar constituida a finales del siglo XVI con la forma que llegan a la actualidad.

Como quiera que las peregrinaciones originaban muchas molestias y gastos a veces cuantiosos, se llegó a la devoción a la Vía Dolorosa se fue propagando por todo el mundo. Hoy día la representación del Vía crucis está en casi todos los templos e incluso en las calles de algunas ciudades y pueblos españoles.

Dividiremos a los Vía Crucis para su estudio en:

· Interiores.
· Exteriores.

Los primeros se encuentran en recintos cerrados, albergados en conventos, monasterios o iglesias y los segundos están a la intemperie por lo que su estado de conservación suele ser peor al estar menos protegidos de las inclemencias del tiempo.

                                                              VÍA CRUCIS EXTERIORES

EL VÍA CRUCIS DE LA IGLESIA MAYOR PRIORAL

A este género y pese a encontrarse en una zona poco accesible como es el patio trasero de la Iglesia Mayor Prioral, pertenece un Vía Crucis dieciochesco.

Durante las labores de búsqueda y localización de las  piezas en dependencias anexas al patio, hemos tenido la ocasión de ver una lápida de mármol con la siguiente inscripción:

 “AQUÍ IACEN SIENT / IONSE PERSONAS / DE LAS QUE SE AO / GARON EN EL / ESTRENO DEL /PUENTE DIA CA / TORZE DE FEBRERº / DEL ANO DE 1779”.

Efectivamente el día 14 de Febrero del año 1779, perecieron 413 personas durante la inauguración del  puente sobre el río Guadalete, debido a la gran aglomeración. De éstas, 111 víctimas fueron enterradas en esta zona. Esta desgracia acompañaría en el corazón a los portuenses durante muchos años.

Probablemente el Vía Crucis se erigiese en dicha época como homenaje a las citadas víctimas.

La red modular de sus piezas presenta el siguiente aspecto:

La red modular es de 2 x 3 azulejos.

Piezas 1 - 14 del Vía Crucis de la Iglesia Mayor Prioral:

Este Vía Crucis, ha sido tratado en nuestra web en dos artículos, el primero de ellos en la sección “Textos” (El Vía Crucis del patio trasero de la Iglesia Mayor Prioral del Puerto de Santa María. Cádiz) y el segundo en la sección “Denuncia” (En busca de la imagen perdida).
Este conjunto de retablos del siglo XVIII,  en su mayoría deteriorados, conforma la serie de piezas cerámicas más antiguas ubicadas en la actualidad en la ciudad.

Representa los esquemas clásicos y habituales de los Vía Crucis de la época, desarrollando la misma hechura en las piezas, aunque elaborando en ocasiones algo más los dibujos, lo que revela la mano de un artista conocedor del género y que sin llegar a ser de una gran categoría, si es de mayor realce que otros que ejecutaban piezas cerámicas en la época que nos ocupa.

Hace unos meses comentábamos que al estar algunas de las estaciones ubicadas fuera del patio trasero de la prioral, no podíamos asegurar que siguiera en su totalidad las escenas del Vía Crucis de Jerusalén, pues habíamos visto como algún Vía Crucis cercano tanto en época como en estilo (Vía Crucis de los capuchinos de Sanlúcar), no las respetaba en su totalidad. La supuesta ubicación de la primera de estas piezas en una casetilla del Servicio de luz, podía haberla o no protegido, pero al no haberse analizado por imposibilidad, impedía un criterio más determinante al respecto.

Habiéndose ya localizado las piezas en el interior de dependencias anexas al patio, hemos podido verificar que no se corresponde con el modelo de Jerusalén al tratar el primero de los retablos analizados el episodio de la flagelación en vez del de la Sentencia de Cristo.

Analizando el Vía Crucis desde el punto de vista del despiece, encontramos una red modular muy simple, de tres filas por dos columnas de azulejos cuadrados de idéntica medida (13,5 cm x 13,5 cm), aplicable a todas sus piezas, si bien la estructura de la cenefa es variable.

Como hemos indicado anteriormente, todos los retablos han sido localizados, por lo que se puede contemplar al menos a nivel virtual completo.

Estas piezas merecen la siguiente calificación: Retablos deteriorados por acciones vandálicas, es urgente una intervención restauradora sobre los mismos.

1 .- PRIMERA ESTACIÓN DEL VÍA CRUCIS:

En la primera versión de este texto escribíamos: “Probablemente en el interior de la caseta eléctrica adosada al muro de la Iglesia Mayor Prioral, en otro caso podría haber desaparecido. Su estudio permitiría saber si las mutilaciones sufridas por las piezas del Vía Crucis son anteriores o posteriores a la construcción de la citada caseta". También determinaría el punto de arranque del Vía Crucis y sería clave para saber si responde al modelo de Jerusalén.”

Podemos ya despejar las incógnitas planteadas en aquél momento pues se ha localizado la pieza en el interior del almacén de la Cofradía de la Misericordia, habiéndose comprobado que no corresponde a una estación de la Sentencia de Cristo, sino a la flagelación, por lo que no responde exactamente el Vía Crucis al modelo de Jerusalén. Esta escena fue una variación que se dio fundamentalmente en la segunda mitad del siglo XVIII y así  puede verse en otros Vía crucis de la provincia gaditana como por ejemplo el del Convento de los Capuchinos de Sanlúcar de Barrameda.

Por otra parte, podemos asegurar también que se trata de mutilaciones "de época", pues tanto esta como el resto de piezas protegidas han sufrido daños en las imágenes de judíos, romanos y sayones que acompañan a las imágenes objeto de veneración en todas las piezas tanto ocultas actualmente, como visibles en el patio.

La escena presenta daños en todas sus azulejos habiendo sido destrozada literalmente una de las figuras de los sayones y presentando la otra imagen e incluso el Cristo daños importantes. La cenefa que lo rodea también está dañada.

La primera estación no coincide con la Sentencia de Cristo.

2 .- SEGUNDA ESTACIÓN DEL VÍA CRUCIS (JESÚS A LA SALIDA DEL PRETORIO):

 La segunda estación presenta también graves deterioros.

Representa el momento en que se le entrega la cruz a Cristo. Tres figuras alredor del Redentor han sido mutiladas, es decir, literalmente picadas de la escena, queriendo que desaparezcan, una en su totalidad y otras, pies, caras y manos.

A diferencia de otros Vía Crucis (Ver por ejemplo piezas del Vía Crucis de los claustros alto y bajo del Hospital de mujeres de Cádiz, del de las calles de la ciudad de Valverde del Río o el de la iglesia de San Juan Bautista de La Palma del Condado), muestra como se le entrega la cruz a Cristo, mientras en éste, al igual que en el caso del de los Capuchinos de Sanlúcar, se le hace entrega de la cruz, presentándosele  de pie para que la abrace.

Esta segunda estación se corresponde con la segunda estación del modelo de Jerusalén.

3 .- TERCERA ESTACIÓN DEL VÍA CRUCIS (JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ):

De esta escena han sido picadas las caras de los dos soldados que acompañan a la imagen de Cristo, así como los brazos de uno de ellos, aún así no es de las piezas más deterioradas y estaría a tiempo de una intervención.

La tercera estación es de las menos deterioradas.


Esta tercera estación se corresponde con la tercera estación del modelo de Jerusalén. Su tradición es apócrifa.

4 .- CUARTA ESTACIÓN DEL VÍA CRUCIS (ENCUENTRO DE JESÚS CON SU MADRE):

La estación mejor conservada de las que se encuentran en el patio, es la cuarta.

Es la mejor conservada de todas las piezas que hemos podido ver del Vía Crucis. Revela el uso de los colores más habituales en la azulejería devocional de la época (azul, verde musgo, morado, ocre y amarillo).

La iconografía de la pieza nos muestra una tradición apócrifa, según la cual Jesús se encuentra con su Madre en la que luego sería denominada en Jerusalén como calle de la Amargura.

5.- QUINTA ESTACIÓN DEL VÍA CRUCIS (SIMÓN DE CIRENE AYUDA A JESÚS A LLEVAR LA CRUZ)

La estación quinta también se corresponde con el modelo de Jerusalén.

La cara tanto de Simón de Cirene como del soldado que presencia la escena han sido picadas y literalmente borradas, otros golpes han impactado sobre los azulejos que forman la pieza.

Las piezas 6 y 7 que indicamos a continuación se encuentran aún tapadas y protegidas al haberse procedido a realizar una restauración del entorno, por lo que su catalogación ha sido posible gracias a los permisos obtenidos.

6.- SEXTA ESTACIÓN (ENCUENTRO DE JESÚS CON LA SANTA MUJER VERÓNICA).

La estación sexta presenta daños de consideración.

La imagen del sayón que hostiga a Cristo ha desaparecido de la escena.  El azulejo número 3 es el más dañado, y el 4 y el 5 presentan pérdidas de importancia.  La guardilla muestra también evidentes signos de daños.

La estación se corresponde con la sexta del Vía Crucis de Jerusalén. También en este caso se nos representa una tradición apócrifa.

7.- SÉPTIMA ESTACIÓN (JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ).

Los azulejos 3 y 4 son los que presentan desperfectos más graves, habiendo desaparecido la parte superior de una de las imágenes de los sayones. 

Como en la mayoría de las estaciones en primer plano se muestran piedras y flores.

En los azulejos dos y cuatro se deja ver una construcción con diferentes tonalidades y colores empleados en la pieza cerámica, lo que revela un determinado interés en el empleo del color y da cierta profundidad a la composición. 

La estación se corresponde con la séptima del Vía Crucis de Jerusalén.

8.- OCTAVA ESTACIÓN (ENCUENTRO DE JESÚS CON LAS SANTAS MUJERES):

El cuarto azulejo está también partido.

La pieza muestra los azulejos de la parte derecha con desperfectos, incluso el cuarto está roto en varias partes. A pesar de todo no es de las piezas más dañadas pues deja ver el rostro de las figuras secundarias, en este caso dos de las santas mujeres. Representa el pasaje bíblico del evangelio en el que Jesús se encuentra con las mujeres y les habla.

Este pasaje está incluido en el Vía Crucis de Jerusalén.

9.- NOVENA ESTACIÓN: (JESÚS CAE POR TERCERA VEZ):

Incluso las manos del Cristo han sido picadas en esta escena pasional.

El retablo muestra evidentes daños, las dos figuras secundarias han sido prácticamente borradas de él y los desperfectos son evidentes incluso en el cuerpo del mismo Cristo. Conjuntamente con las estaciones 1,2, 10 y 14 pertenece al grupo de  las más maltratadas.

Este pasaje está incluido en el Vía Crucis de Jerusalén.

10.- DÉCIMA ESTACIÓN (JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS):

Las figuras que desnudan a Cristo han sido literalmente borradas.

En esta pieza los daños, realizados sobre las figuras secundarias han llegado a alcanzar incluso a la cara de Jesús.

11.- UNDÉCIMA ESTACIÓN (JESÚS ES CRUCIFICADO):

La estación presenta daños hasta en el rompimiento de Gloria.

Varias roturas en las piezas, la cara de Longinos ha sido borrada al igual que el soldado encargado de clavar en la cruz a Cristo y hay golpes en los azulejos, de todas formas se deja ver una composición típica de las estaciones de Vía crucis de la época que reflejan este pasaje, incluyendo la cesta con los instrumentos de la pasión y el pequeño montículo desde el que la Virgen acompañada de san Juan contempla la escena, estas dos últimas figuras pudieran ser de una mano distinta a la que ejecutase el resto.

Las piezas 12,13 y 14 que indicamos a continuación se encuentran en dependencias no accesibles actualmente y solo ha sido posible su catalogación gracias a la gentileza de las cofradías de la Misericordia y de la Oración en el Huerto, cofradías portuenses que guardan sus enseres en estas dependencias.

12.- DÉCIMO SEGUNDA ESTACIÓN (JESÚS EXPIRA EN LA CRUZ).

Al encontrarse en el interior del almacén de la cofradía de la Oración en el Huerto se ha preservado de posibles deterioros, amén de haber sido cuidada por dicha hermandad.

En esta estación ha sido borrada la cara de Gestas el mal ladrón.

Solo presenta un desperfecto en la cara del mal ladrón que ha sido borrada de la cerámica. Este retablo carece de gloria, al igual que las piezas 12 y 13.

13.- DÉCIMO TERCERA ESTACIÓN (JESÚS ES DESCENDIDO DE LA CRUZ).

Conjuntamente con la pieza cerámica correspondiente a la cuarta estación es la que presenta menos desperfectos, estando prácticamente en buen estado salvo una lasca que ha saltado del azulejo número 6.

La estación trece conjuntamente con la doce y la cuatro son las mejor conservadas.

Al encontrarse en el interior del almacén de la cofradía de la Oración en el Huerto se ha preservado de posibles deterioros, amén de haber sido cuidada por dicha hermandad.

Carece de gloria al igual que las piezas 11 y 14.

14.- DÉCIMO CUARTA ESTACIÓN (JESÚS ES SEPULTADO).

La estación más deteriorada conjuntamente con la primera es la catorce.

La pieza ha sido localizada en el interior del almacén de la cofradía de la Misericordia. Está severamente dañada, presentando pérdida tanto de esmalte como incluso de parte del bizcocho de algunos azulejos. Es la pieza peor conservada, presentando serios desperfectos en todas sus piezas.

Observamos rompimiento de Gloria en las piezas cerámicas comprendidas de la 1 a la 11 figurando la numeración de la estación a la derecha del espectador en las identificadas como estaciones 1, 3, 4, 5, 6, 11 y 13 (azulejo 2), mientras que las demás están numeradas a la izquierda (azulejo 1).

Se observa el empleo en primer plano de piedras y flores en todas las estaciones, que generalmente, salvo en el caso de las piezas 1 y 7 presentan solo los elementos o imágenes imprescindibles para entender la escena, procurando obviar cualquier otra cosa que pueda distraer la atención del espectador, pues este debe concentrarse en la contemplación de las escenas pasionistas.

TODOS LOS RETABLOS CATALOGADOS DE EL PUERTO DE SANTA MARÍA (VER)

Texto y fotografías: Alfredo García Portillo. Enero - Mayo 2009.